martes, 12 de febrero de 2013

ELECCIONES EN ECUADOR.


El próximo domingo 17 de febrero, la República de Ecuador celebrará elecciones presidenciales. Además de elegir al Presidente y Vicepresidente, las legislativas asignarán 137 miembros de la Asamblea Nacional, así como cinco miembros para el Parlamento Andino.

De los candidatos a la Presidencia de la República, nos centraremos en los tres que realmente tienen mayores posibilidades. En primer lugar, el actual Presidente, Rafael Correa, que mantiene un elevado nivel de aceptación por la gestión realizada, con la “Alianza País”. A bastante distancia aparecen Lucio (Lucho) Gutierrez, anterior Presidente de Ecuador, que se presenta bajo la fórmula “Sociedad Patriótica” y Guillermo Lasso, con el partido “CREO”.

Todo parece apuntar a que de los tres candidatos mejor colocados el actual Presidente y candidato a la reelección, Rafael Correa, podría ser reelegido en primera vuelta el domingo. Para ello, necesita obtener más del 40% de los votos válidos y superar en al menos el 10% al segundo más votado. De lo contrario sería necesario recurrir a la segunda vuelta que se celebraría el 7 de abril.

Las encuestas son bastante demoledoras y todas garantizan el triunfo de Correa, muchas de ellas en primera vuelta, dejando a Lasso en un máximo del 20% y a Lucho en un 12%, mientras que el actual mandatario superaría holgadamente el 50%. No obstante habrá que validar dicha tendencia en la votación del domingo.

Correa ha presentado un balance de su gestión bastante interesante tanto en el plano interno como en su política exterior. Aún perteneciendo al grupo del ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas) con Bolivia, Venezuela, Nicaragua, Cuba, etc., Rafael Correa ha sabido mantener un criterio propio a la hora de abordar los problemas más acuciantes de la República. Ha centrado su gestión en la necesaria y justa redistribución de la riqueza, el crecimiento económico para la creación de empleo, ampliación y mejora de la calidad de los servicios públicos, especialmente la sanidad y la educación, devolver a las estructuras políticas del Estado (Municipios y Provincias) las garantías de la buena gestión y transparencia.

Rafael Correa ha sabido ganarse el afecto de amplias capas de ecuatorianos. A pesar de su procedencia de Guayaquil, Correa conoce a la perfección la realidad indígena andina, conoce su idioma (Quichua) y las situaciones de pobreza y extrema pobreza que se dan en el país. Durante su mandato ha corregido sensiblemente las estadísticas y aplicado políticas globales de integración social, colocando a Ecuador en niveles envidiables.

Muchos ecuatorianos inmigrantes han regresado a su país, la mayoría motivados por la situación de crisis económica mundial, pero sin duda alentados por los cambios reales que se han operado en la realidad del Ecuador. Más del 70% de los ecuatorianos muestra su aprobación sobre la gestión del mandatario.

Ecuador es un país muy activo políticamente y las alternativas se van cocinando con el tiempo suficiente para obtener buenos resultados. De ellas conviene señalar la apuesta de Guillermo Lasso que, proveniente de la Banca y habiendo sido ministro en varios periodos con anteriores presidentes, pretende agrupar al centro derecha para hacer visible un cambio en los próximos años.

El domingo tendremos la respuesta real de las urnas que nos dará una visión de continuismo en las políticas aplicadas por el equipo de Correa o la voluntad de cambio en la ciudadanía ecuatoriana.

1 comentario:

Jorge Higueras dijo...

Hola Paco:
no tenía ni idea. ¿Cómo estás?
Espero que te mejores pronto, cuídate.