sábado, 21 de marzo de 2015

LA DIGNIDAD


Decenas de miles de personas han vuelto a manifestarse en Madrid por la Dignidad. A pesar de la lluvia en los trayectos de multitud de autocares y los marchantes a pié mojándose desde distintos puntos de la comunidad madrileña, el grito de Pan, Trabajo, Techo y Dignidad ha vuelto a oírse con fuerza en la capital del reino.

Las marchas dignidad siempre plantearon el objetivo de hacer reflexionar a la ciudadanía qué nos estaba pasando como sociedad, en qué medida las acciones del actual gobierno estaban marcando nuestras vidas bajo premisas de pérdida de derechos sociales y cómo podemos reaccionar ante tal afrenta.

El gobierno del Partido Popular ha ido a lo suyo. Escudándose en las medidas restrictivas impuestas desde la Unión Europea en general y de Alemania en particular, Rajoy ha aprovechado que el Guadalquivir pasa por Córdoba para llevar a cabo la implantación de un régimen de recortes en todos los campos importantes para nuestro desarrollo social, personal y colectivo, diseñando e implementando políticas neoliberales bajo el parapeto de la crisis.

La oportunidad la pintaron calva: con la amenaza de un rescate la única solución pasaba por restringir los derechos de la ciudadanía, recortando en sanidad y educación, eliminando la dependencia, subiendo más de 50 impuestos, rebajando a la miseria nuestra ayuda al desarrollo, congelando salarios, subidas irrisorias de las jubilaciones al 0,25%, controlando los gastos autonómicos y municipales que obligaban a hacer recortes en esas instituciones, leyes mordaza para acallar protestas y mostrando una servidumbre excesiva a procesos de privatización.

Insisto en su justificación mordaz e inquebrantable de imposiciones europeas, pero realmente felices de poder llevar a cabo un diseño de país que las cúpulas empresarial y financiera (verdaderos gobernantes sin presentarse a elecciones) les llevaban demandado muchísimo tiempo. Han encontrado el eslabón perdido, el momento clave para argumentar que han realizado estas políticas porque no les quedaba más remedio.

Pero la dignidad de las personas no puede ser tocada sin que haya una respuesta firme para defenderla. No se pueden permitir tantos engaños, tantas falacias, tanto fraude y tanto embuste. No se puede consentir que la corrupción en el seno de los partidos, las cajas de ahorro y el rescate a los bancos, sean trasladados a la ciudadanía como “algunas cosillas”. No debemos esperar ni un minuto más para decirles, alto y claro, que no somos tontos, que no jueguen con nuestra inteligencia y que no pongan en solfa nuestra dignidad como personas.

Un pueblo que se levanta, que sale a las calles demandando Pan, Trabajo, Techo y Dignidad, es un pueblo que sabe que con las cosas de comer no se juega. Y cuando a uno le tocan el amor propio se corre el peligro de que la reacción sea proporcionada.


sábado, 14 de marzo de 2015

ESTADO ISLÁMICO SE ENSANCHA


Después del análisis trimestral sobre la situación de propagación del Estado Islámico (ISIS), habría que insistir en los tres elementos fundamentales para contar con una visión global de lo que está sucediendo.

En primer lugar, hay que destacar la ampliación (aceptación) por parte del Califa Ibrahim, de las fuerzas del grupo nigeriano de Boko Haram, colocando bajo sus órdenes dicho grupo con la misión de propagar el foco negro africano al sur del Sahara. Boko Haram debe cumplir con los objetivos de ampliar la zona de expansión del Estado Islámico haciéndolo llegar a otros países del área, diseminar las medidas de respuesta del infiel y servir de foco de captación y adiestramiento para nutrir a las fuerzas yihadistas en la guerra santa.

En segundo lugar, se han revisado las cifras de emisión de combatientes para engrosar las filas del Estado Islámico y las mismas son realmente escalofriantes. Combatientes de más de 50 países del mundo (donde se incluyen todos los europeos), tienen hoy presencia en las filas del ISIS, sorprendiendo algunos de ellos pos su número: Rusia 1.500, Francia 1.200, Arabia Saudí 2.500, Túnez 3.000, Marruecos 1.500, Jordania 2.100, Alemania y Reino Unido 600 cada uno y así una larga lista hasta completar más de 30.000 externos, que sumados a las centrales de Irak y Siria, darían un total de efectivos cercana a los 100.000 efectivos.

Una estimación sobre estos datos, bastante ajustada y conservadora, indica que por cada reclutado que ha dado el paso de incorporarse realmente, habría diez personas más que se lo han pensado y que por distintos motivos (familiares, laborales, etc.), no han dado el último paso de integrarse a las filas del Estado Islámico. Eso significaría que unas 300.000 personas en todo el mundo han estado valorando si se integran o no al frente de batalla. De ese total, se estima que al menos 30.000, que han permanecido en sus países, apoyan sin dudarlo el establecimiento del Estado Islámico y cumplen tareas de captación, difusión, preparación y apoyo.

El dato más preocupante de esta estimación es que al menos el 10% de ellos, es decir, unas 3.000 personas estarían dispuestos a cometer actos terroristas en los países en que permanecen, bajo las órdenes y supervisión del Califa, manteniéndose como células dormidas pero listas para actuar en cualquier momento y en cualquiera de los 50 países emisores de yihadistas. Su motivación es muy alta y su miedo a la muerte ninguno, con lo que pueden poner en jaque a cualquier estado con acciones en lugares de grandes aglomeraciones de público: metros, estadios, conciertos, teatros, cines o centros comerciales. Sus órdenes siempre llegarán del sirio Abu Mohamed al Adnani y responderán a la estrategia que Estado Islámico plantee en cada momento para desestabilizar la capacidad de respuesta  contra el ISIS.

Por último, en tercer lugar, los gobiernos occidentales han puesto en marcha niveles de seguridad o alerta de rango alto, lo que ha servido para prevenir algunas acciones y para desarticular algunos grupos que venían actuando en funciones de captación y difusión en sus respectivos países. Pero, por el contrario, aún no se ha fijado una estrategia común en el plano militar para frenar, reducir y destruir las capacidades de crecimiento del Estado Islámico. Se hace necesario establecer una coalición internacional que diseñe objetivos y estrategias para frenar lo que, de pasar algún tiempo, no tendría vuelta atrás.

Con todo ello, cabe decir que se ha avanzado algo en la respuesta que el ejército iraquí ha lanzado al este de Irak y del apoyo Kurdo en el norte, pero a la contra, Estado Islámico ha afianzado la presencia de grupos yihadistas en Afganistán, Pakistán, Arabia Saudí, Yemen, Egipto, Libia, Argelia y el recién incorporado Boko Haram al noreste de Nigeria. De no actuar con rapidez mucho me temo que en el próximo análisis estos datos irán a peor.



sábado, 7 de marzo de 2015

CORRUPTÓMETRO


Los niveles de corrupción en la administración pública han alcanzado sus mayores índices en la historia de nuestra democracia. De lo descubierto hasta la fecha, el corruptómetro nacional está encabezado por el Partido Popular, seguido a escasas décimas por el PSOE y ,en tercer lugar, Convergencia i Unio. La trama Gurtell, la Púnica, los Eres, Caso Formación, Palau y decenas de escándalos más, sitúan nuestro sistema de partidos en un verdadero problema para la ciudadanía.

En los países más avanzados estos asuntos se han resuelto hace tiempo. Los electores no se plantean ningún dilema sobre si apoyarán a quien haya robado más o menos, simplemente dejaron de votarles hace mucho tiempo. En nuestro país parece imperar la lectura interesada de que todos los partidos son iguales, es decir, todos roban, para eliminar o disminuir el daño causado por los casos de corrupción e intentar dejarlos a un lado en el debate electoral. De ahí el permanente recurso al “y tú mas”.

Llevamos años de retraso en la concepción política de la administración de todos, en la gestión del bien común para la mejora de nuestras condiciones de vida, contando con un nivel bastante bajo en el perfil de nuestros políticos. Los electores, que son realmente los que mandan, no pueden apoyar a ningún partido que haya metido la mano en la caja, que no haya sabido controlar los fondos y a quienes los manejan y que no haya sabido gestionar bien lo que es de todos. Así de simple.

Otro lastre de nuestra concepción política viene dado por la arrogancia de erigirse en “representantes” olvidándose de la ciudadanía durante todo el periodo de gestión. La aplicación de políticas públicas se hace en beneficio de la población y lejos de ellas deben quedar la utilización partidaria de las instituciones para pelear por disputas ajenas a la gestión encomendada. Elegimos políticos gestores de nuestra realidad y planificadores del futuro, no representantes para que hagan lo que les de la gana (la mayoría de las veces lo distinto a lo indicado en el programa electoral), ni gallos de pelea que convierten nuestra dinámica política en una feria chabacana repleta de insultos e ineptitudes.

Es necesario y urgente cambiar nuestra mentalidad a la hora de decidir a quién colocamos al frente de las instituciones y, según lo anterior, debe partir del principio de no votar a ninguna formación que haya gestionado mal, propiciado casos de corrupción o no controlado la administración de fondos. En segundo lugar, dejar a un lado a aquellas formaciones políticas que se adueñan de la representación para continuar con el circo. Necesitamos grandes políticos gestores de lo público y no políticos militantes de carrera a cargo del erario público.

Es que no aprendemos.


sábado, 28 de febrero de 2015

OBJETIVOS DESARROLLO SOSTENIBLE



Se acabó el periodo de los Objetivos del Milenio (ODM), marcados por Naciones Unidas entre 2000-2015, y entramos en una nueva planificación que tendrá el nombre de Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS), dentro del periodo 2015-2030. El proceso de transición de ambas etapas se producirá en este año. Por un lado, se evaluarán los objetivos conseguidos en los ODM y, por otro, se iniciará una redefinición de los nuevos objetivos para los ODS.

A nivel global, podríamos decir que los Objetivos del Milenio han conseguido avanzar en muchos de los aspectos señalados, especialmente en lo relacionado con la Educación y la Salud, y que han hecho agua en lo relacionado con la pobreza extrema y la redistribución de la riqueza. También por zonas geográficas se ha avanzado de forma asimétrica. Así en América Latina los impulsos han sido bastantes eficaces, mientras que en África los avances han sido mínimos. Asía ha sido un reflejo de continuo avance en su desarrollo económico, diezmado por los permanentes desastres climatológicos y lejos también de acercarse a un punto óptimo en cuanto a temas de igualdad, equidad y empoderamiento de la mujer.

Entrar en un análisis de cada uno de los ODM y sus resultados durante estos quince años, obligaría a un extenso estudio por regiones y países, cosa que ya está siendo terminada por la ONU con el apoyo de los países donantes. Lo que convendría resaltar del momento de transición en el que nos encontramos es la necesidad de definir los Objetivos Post-2015, es decir los Objetivos para el Desarrollo Sostenible 2015-2030.

Preocupa sobremanera el estancamiento de la situación en los conflictos de Irak, Siria, Sudán del Sur, República Centroafricana, Yemen y Ucrania. También el agravamiento de la situación en la República Democrática del Congo, Mali, Nigeria y los avances del Estado Islámico, así como los efectos del Ébola en varios países africanos. Al mismo tiempo, hemos de observar el crecimiento de la población mundial, su migración del campo a las ciudades y el envejecimiento de la misma.

El asunto de la redistribución de la riqueza sigue sin resolverse. Los ricos son cada vez más ricos y los pobres son cada vez más y más pobres. Se da un repunte en una tímida clase media en América Latina, mientras que en África aumenta el sector de pobreza extrema o pobreza media. La gestión de los recursos nacionales debe ser observada como una de las grandes batallas en este nuevo periodo.

Naciones Unidas aprobará los ODS en la Asamblea General de septiembre, pero previamente se celebrará en Etiopía la Conferencia Internacional de Donantes en Julio de este año. Han de multiplicarse los recursos para lograr avances serios en los ODS, pero además de los recursos económicos de la Ayuda Oficial al Desarrollo, han de entrar en juego medidas serias para la mejora de la gobernabilidad, aplicación de políticas públicas que coloquen en sus agendas la eliminación de la pobreza y acciones diplomáticas y de control que garanticen el éxito de la aplicación de los fondos y cumplimiento de objetivos.