lunes, 8 de octubre de 2012

CHÁVEZ HASTA 2019


El triunfo electoral en Venezuela por el candidato a la reelección, Hugo Chávez Frías, no ha sorprendido demasiado teniendo en cuenta la trayectoria de la política del mandatario bolivariano. La mayor parte de las encuestas previas lo apuntaban, pero se había ido creando una esperanza de cambio encarnada en el candidato opositor Henrique Capriles Radonski, que al final ha conseguido un 44% del voto el pasado domingo.

Una vez escuchados los mensajes al país de ambos contendientes, cabría resaltar algunos aspectos a tener en cuenta para el futuro inmediato en Venezuela. En primer lugar, que la diferencia entre vencedor y vencido no llega a los 10 puntos. Eso da una idea de la gran polarización que se ha producido en el país. Chávez ha acusado los muchos años de gobierno, su actitud prepotente y el daño de su enfermedad, mientras que Capriles ha sabido recoger el descontento de una buena parte de los venezolanos con unas políticas demasiado proteccionistas, populistas y con muchos puntos rojos en la política exterior.

Fruto de aquello, en segundo lugar,  puede considerarse que el domingo se consiguiera en Venezuela el mayor índice de participación en unas elecciones presidenciales, habiendo superado el 80% del censo. También indica el dato el alto interés por la política de los venezolanos cuestión que es de valorar en los tiempos que corren.

Un tercer aspecto a resaltar es la consolidación de la oposición como alternativa de gobierno, algo impensable en periodos anteriores. Es cierto que alguno pequeños grupos se separaron de la Unidad a última hora, pero ha quedado demostrado que la única forma posible de vencer a Chávez es mediante la fórmula de la unidad opositora. Tendrán que continuar trabajando en ello para plantear nuevas convocatorias electorales.

Por último, convendría destacar los resultados obtenidos en cada uno de los Estados de Venezuela, ya que el próximo 16 de Diciembre los venezolanos están llamados de nuevo a las urnas para elegir a los gobernadores de sus estados. Esta convocatoria debería ser fundamental para la oposición encabezada por Capriles, como un paso intermedio de consolidar la alternativa de cara al futuro. Conseguir el gobierno en el mayor número de estados posibles debe ser la estrategia inmediata de la Mesa por la Unidad.

El país aparece absolutamente fragmentado por el voto a ambos candidatos, pero tanto Capriles como, sobre todo, Hugo Chávez, tendrían que asumir como cuestión de estado la reconciliación nacional sin que ello signifique que Capriles se someta a rendición alguna, centrándose ahora en las regiones, pero abordando con responsabilidad de gobierno la necesaria paz social para avanzar todos juntos.

Se hace imprescindible la disminución inmediata de la violencia, recuperar la tranquilidad social y avanzar en democracia. Tres elementos muy importantes para la Venezuela de hoy.



1 comentario:

Paloma Hidalgo de Caviedes dijo...

Paco, de nuevo gracias por tu análisis sobre las elecciones venezolanas. Me has facilitado la explicación de la situación en ese país, que me interesa mucho por su papel en la nueva distribución de poderes que se está gestando en América Latina.
Un abrazo.