viernes, 3 de febrero de 2012

PROBLEMAS EN EL PSOE



Hoy se inicia en Sevilla el 38 congreso del PSOE con dos propuestas a la Secretaría General del partido: Rubalcaba y Chacón. Parece que la cosa va estar reñida por hacerse con el poder dentro del partido pero, mirando un poco desde fuera la jugada, los que van a ganar son los del aparato.

El PSOE ha perdido una oportunidad irrepetible de convocar la elección propiciando la participación de todos sus afiliados en lugar de hacerlo al modo tradicional de elección de delegados en los congresillos provinciales. En estos congresillos siempre salen elegidos los mismos, los que tienen la sartén por el mango en cada provincia y los que se la quieren quitar. Luego, en el Congreso, votarán defendiendo cada uno sus propios intereses, pues son muy conscientes de que su permanencia en cargo público dependerá de quién obtenga la secretaría general.

Se han afilado bastantes navajas en las previas al congreso y ya ha habido algunos heridos pero lo peor está por venir. Ha sido un error del partido no escuchar a las viejas glorias que proponían la creación de una gestora que permitiera cerrar heridas y recomponer cargos liberados del partido para dedicarse a esto de la travesía del desierto y han decidido abrir el melón de la sucesión con todo el personal mirando por su propio interés.

Lo anterior les va a costar, a su pesar, que el 38 congreso no sirva nada más que para preparar el 39 congreso, es decir, que las heridas serán tan sangrantes y los resultados tan ajustados que el PSOE está condenado a iniciar la preparación del siguiente el día después del domingo próximo.

El otro gran error de bulto han sido los candidatos. Tanto Rubalcaba como Chacón han sido parte inexcusablemente de la etapa perdida de Zapatero, sin que durante 7 largos años hayan alzado la voz para ir introduciendo cambios en el proceso político del gobierno ni del partido. Han sido corresponsables de la situación en que ha quedado España y hubiera sido muy recomendable situar a una tercera persona, mucho más alejada de las gestiones de gobierno, que asumiera el compromiso de reflotar las tocadas huestes socialistas.

Mucho me temo que el otrora grandísimo partido socialista va a continuar desangrándose en luchas intestinas y que continuará perdiendo apoyos ciudadanos en los próximos años, siendo ellos exclusivamente los culpables del desaguisado. Su cotización en votos continuará bajando hasta que no den muestras de ser un partido realmente democrático y serio, alejado de corruptelas y del mal gobierno, y para eso no son buenos ninguno de los candidatos actuales.

2 comentarios:

Santiago Sarmiento dijo...

Señor Pineda, estoy totalmente de acuerdo con usted en todo lo anteriormente expresado.

María dijo...

Pues sí.