domingo, 5 de septiembre de 2010

EL TAPADO DE ZAPATERO.

Se van despejando algunas dudas que teníamos antes de las vacaciones y todo parece apuntar, si nadie lo remedia, que Zapatero conseguirá aprobar por los pelos los presupuestos de 2011 y agotar la legislatura, con lo cual se celebrarán a finales de febrero o principios de marzo de 2012, las elecciones generales y andaluzas. Durante este tiempo, el Partido Socialista pretenderá ganar voluntades, revertir los datos poco halagüeños de todos los sondeos y encuestas, y decidir sobre un candidato de aquellos que puedan soportar la triste travesía del desierto de cuatro años en la oposición. Sobre eso están trabajando en Ferraz y según los últimos movimientos socialistas parece apuntarse al afortunado Pepe Blanco como candidato a la presidencia del gobierno en 2012. Ya se barajaba tal opción cuando se decidió el cambio de la secretaría de organización del partido al Ministerio de Fomento, opción que se ha ido profundizando y trabajando limando todas las cuestiones internas para que Blanco aparezca como la solución más viable para la época de sequía. Han mimado su ascenso en lo político y hoy es el Ministro con más poder dentro del Gobierno, no en vano manejaba los hilos internos de la fontanería del partido cuando ejerció como secretario de organización y hoy es, sin duda, el fontanero mayor de la Moncloa. Incluso los expertos en imagen del partido le asignaron algunas tareas, entre las que figura como principal su cambio total de look, haciendo desaparece sus gafas del rostro de forma permanente, para lo cual se ha tenido que operar convenientemente. Así pues, como decía al principio, también se va despejando la duda de quién le pondrá el cascabel al gato dentro del PSOE para asumir su merecido periodo de oposición. Todo parece apuntar a Pepe Blanco, José Blanco a partir de ahora, sin gafas y super institucional, para desarrollar este papel. Se ha iniciado todo un proceso de recolocación de Ministros y Secretarios de Estados en otros menesteres de lo público, de forma que el periodo cuente con su plana mayor bien colocada y viviendo del erario público. Pero la cara la dará Blanco. No le queda mucho margen a Zapatero para recuperarse de su caída y enderezar el entuerto de la crisis política en la que ha sumido al país. Intentará sacar rédito a todo, desde ETA al repunte económico, pero donde no hay no se puede esperar más. España necesita de una regeneración en profundidad de su quehacer político y de sus políticos y creo que la ciudadanía ya está lista para buscar alternativas a los dos grandes partidos que posibiliten un cambio real en el país que nos devuelva la ilusión para afrontar con seriedad y rigor nuestros problemas.

3 comentarios:

Antonio Ricoy Riego dijo...

¿y si, el tapado de Zapatero, fuese el propio Zapatero?

Antonio Ricoy Riego dijo...

Otra hipótesis:

"....cualquier victoria de Tomás Gómez le haría un moratón de cuidado (a ZP). Es más, si Gómez ganara a Esperanza Aguirre se convertiría en un líder de dimensión nacional, en condiciones de desafiar al presidente, con el morbo de ser un aspirante que viene de la base."

Josep Ramoneda en "El País"
No les quieren ni los suyos

José Luis Martínez Hens dijo...

A veces yo ya no se que pensar. ¿Y si el tapado es Gómez? Con esta gente uno nunca sabe que es lo que se cuece pero yo soy un poco mal pensado por si acaso.