lunes, 2 de junio de 2014

EL FINAL DE LA INERCIA


Siempre es conveniente dejar pasar unos días tras las elecciones para, más en frío, poder analizar con tranquilidad los resultados. Ha habido tiempo para que los partidos políticos realicen sus sesudos análisis y tomen las medidas que consideren oportunas.

En primer lugar, conviene señalar que con referencia a las últimas elecciones de ámbito estatal, es decir las generales de noviembre de 2011, los resultados han sido muy malos para PSOE y PP, y malos para IU y UPYD. Las cuatro formaciones políticas bajan en votos, en el caso del PP el hundimiento nacional es terrible: pierde más de 6 millones de votos. Mientras, el PSOE ha perdido 2,5 millones de votos. Sin duda, los dos partidos han sido los grandes perdedores en las elecciones europeas, con más de 8,5 millones de personas que les han retirado su confianza.

De otro lado, Izquierda Unida, también ha perdido votantes, aunque menos, 118.243 votos menos, al tiempo que UPyD, se deja algo más por el camino, 124.246 votantes. Los únicos que han ganado votos (sin analizar partidos nacionalistas), han sido Podemos, que consiguen 1.245.948 votos y Ciudadanos, que obtiene 495.114. Todas las lecturas que quieran hacer los partidos para disimular su rotundo fracaso serán lecturas interesadas para despistar al personal. Lo cierto y verdad es que la aparición fulminante de Podemos y, en menor medida, la irrupción en el mapa nacional de Ciudadanos, son los elementos novedosos a tener en cuenta sobre la realidad política que nos espera de cara a un año 2015 electoral.

En su traslación a Andalucía, la lectura sobre los datos es bastante similar. Los cuatro partidos han perdido votantes en las europeas, siempre con respecto al voto obtenido en la comunidad en las elecciones generales anteriores. En el caso del PP, pierde en Andalucía la friolera de 1.290.933 votos, mientras el PSOE se deja en el camino algo más de 650.000 votos. Por su parte, Izquierda Unida ha perdido en Andalucía alrededor de 49 mil votos y, UPyD baja en 17 mil votantes. Al igual que en las generales los grandes y únicos vencedores en Andalucía han sido Podemos, que pasa de 0 a 189.882 votos y Ciudadanos, que lo hace de 0 a 46.299.

La inercia del voto que había reinado en nuestro país, consolidando un modelo bipartidista, acaba de romperse con el resultado de las elecciones europeas del 25M. La ciudadanía comienza a hacer lecturas propias, basadas en su experiencia de lo que les afecta la política y a traducir críticamente su realidad con el apoyo a un determinado partido. Para los partidos viejos se ha acabado el alternarse en el poder, ahora les toca trabajar en serio si quieren permanecer en la vida política del país. Tocan nuevas propuestas para tiempos y necesidades nuevas. Distintas formas de organización y de participación política. Así que ya no vale con la inercia de siempre.




1 comentario:

José Luis Martínez Hens dijo...

Totalmente de acuerdo. La inercia no sirve. Toca reinventarse