lunes, 28 de febrero de 2011

UPyD Y ANDALUCÍA

Todas las encuestas recientes nos muestran un triunfo del Partido Popular en las elecciones andaluzas del 4 de marzo del próximo año. La pérdida de votos del PSOE colocará al PP al borde de la mayoría absoluta. Los andaluces ya nos hemos cansado de 30 años de gobiernos socialistas que no han sabido colocar a Andalucía en los niveles necesarios, fundamentalmente por una falta de planificación y previsibilidad, que han intentado ocultar con algunos guiños a lo social. Andalucía tiene en estos momentos dos frentes, por un lado el Partido Popular y por otro el PSOE-IU. Con este panorama es Unión, Progreso y Democracia, UPYD, el partido llamado a evitar que se diera de nuevo en el parlamento Andaluz una situación de mayoría absoluta que hurtara la viveza y el compromiso con la región y evitara la polarización de los bloques citados. Tenemos bastante claro porque los andaluces no apoyarán al frente autodenominado de Izquierda, PSOE-IU, y sobran las razones para que los andaluces no olvidemos el por qué no se debe votar al PP. En primer lugar, la experiencia de gobiernos autonómicos populares es nefasta, caso de Madrid, Valencia, Galicia, etc., donde han practicado una política de privatizaciones escandalosa, sin obtener a cambio un adelgazamiento del endeudamiento público en dichas comunidades. No se debe votar al PP por colocar en sus listas a personas imputadas como el caso de Camps en Valencia. No han presentado ni una sola propuesta que ayudara a salir de la crisis económica en nuestra región y en el país, limitándose a oponerse a todo lo que viniera de sus gobiernos y provocando una crisis política sin precedentes. No se puede apoyar a un partido que politiza la justicia y se niega a reformar la Ley Electoral vigente, en ambos casos en connivencia con el PSOE. Y más cercano a los andaluces, no podemos apoyar a un partido que mantiene las alcaldías en las que gobierna en nuestra comunidad endeudadas hasta las cejas, con una pésima gestión de los servicios públicos y con una falta de propuestas de nefastas consecuencias para los habitantes en sus municipios. Un partido que continúa defendiendo la utilización partidaria de las diputaciones provinciales para recolocar a sus militantes y cuya única intención política es gobernar en Andalucía para reconquistar España. Unión, Progreso y Democracia, UPYD, se presenta en Andalucía como la única alternativa real de cambiar la política en la comunidad, lejos del cambio de políticos que es lo que plantean los dos frentes señalados. Una apuesta por una Andalucía bien gestionada, con transparencia, con capacidad de planificación estratégica, con recortes de gastos suntuosos en la administración autonómica y en las delegaciones provinciales, un partido que se plantea recuperar la viveza del debate parlamentario, sin sectarismos, pensando en los andaluces, y apoyando todas aquellas propuestas que nos parezcan interesantes para la mejoría de la situación de la población y rechazando aquellas que creamos la perjudican. Unión, Progreso y Democracia, UPYD, formada por ciudadanos cansados de contemplar el deterioro de nuestras instituciones públicas y resuelto a plantear alternativas para recuperar la esperanza y la necesidad de que la ciudadanía esté más cerca de la política, pretende convertirse en la fuerza decisiva para conseguir una nueva dimensión del trabajo político en la comunidad andaluza. Lejos de los frentes de izquierda y derecha, discursos vetustos y anticuados para lo que realmente nos ocupa, UPYD pretende romper el bipartidismo absurdo que ha llevado a nuestro país y a nuestra comunidad a una ineficiencia total. Tenemos gente preparada, miles de ciudadanos que se han sumado a la propuesta de regenerar la democracia y una fuerte ilusión de recuperar lo político frente al desprestigio inmoral al que nos están llevando los dos bloques. Lejos de caer en la apatía y de dirigirse a la abstención, los ciudadanos deben ser conscientes de que el cambio de políticos es necesario, pero es fundamental el cambio de políticas y con un alejamiento de las urnas lo único que se conseguirá en seguir apoyando a los mismos de siempre. Por eso, UPYD, tiene como objetivo principal regenerar la vida política y la democracia en nuestro país y en nuestra comunidad. Por eso en las próximas elecciones de Andalucía, UPYD se convertirá en la nueva fuerza política con representación en el parlamento andaluz necesaria para terminar de una vez con los oligopolios políticos de los frentes actuales. Para todo eso necesitamos del apoyo ciudadano.

1 comentario:

ciudadano libre dijo...

Un análisis coherente con el que coincido. Cambiar de políticas, no solo de políticos, es la ALTERNATIVA. Lo demás es simple alternancia.